Entradas recientes

#Recetas | Desayuno o merienda, vos elegís

Para salir un poco de las tostadas con manteca y dulce de leche o de las medialunas, les traigo una opción súper sana para desayunar o merendar. Se trata de unos pancakes de avena y son facilísimos de hacer pero, lo mejor: son riquísimos. Hay opciones infinitas con esta ”masa base” y se puede poner al máximo la creatividad:

#Literatura | #Narrativa | Lo que hubiera querido ser (cuento)

#Literatura Se despierta. Sueña con el pasado. El pasado vuelve escalonado, desacomodado, trastocado. Se despierta molesta. Todavía tiene ese gusto en la boca. Suena el teléfono. Va al baño. Se … Sigue leyendo #Literatura | #Narrativa | Lo que hubiera querido ser (cuento)

#Belleza | #MakeUp | Rojo predominante

Se conocen al menos 105 tonalidades del color rojo, color tan especial y tan particular que durante años nos ha encantado a las mujeres y los hombres. Los dos elementos más importantes o los que inmediatamente se vienen a la mente cuando pensamos en el color rojo,  son el fuego, la pasión y la sangre, figuraciones que lo ponen en un simbolismo universal. Esta cuestión no escapa de los lanzamientos de junio de la colección de edición limitada de Guerlain.

#Gastronomía | El sabor de lo tradicional

#Gastronomía Un recorrido improvisado y breve pero sabroso, por el Restaurant Miramar en El Barrio porteño de Boedo, en Buenos Aires, Argentina. Salir a pasear por Buenos Aires, recorrer su calles … Sigue leyendo #Gastronomía | El sabor de lo tradicional

#Dossier | El trip literario de una mujer bella y fuerte

En esta nota se explorará la vida de Clarice Lispector, la escritora de origen ucraniano que luego se naturalizó como brasileña y que, tras años de escritura y de poder conjugar en sus textos la profundidad de un océano, fundó con su lengua y su palabra los cimientos necesarios para ser la portadora de una de las voces más atractivas de la literatura latinoamericana.

#Crónica | Una escultura imponente en Berlin

Era otoño de 2017 y era la primera (y no la última) vez que llegábamos a Berlín. El viento soplaba fuerte, el frío prometía castigar nuestras pocas ropas de abrigo y anunciaban posibilidades de agua nieve. Nada importaba: el clima no nos iba a detener ni nos iba a frenar en nuestras intensiones de recorrer la ciudad.