#Crónica | La Bocca del Labirinto

#Viajes

 

La llegada en tren a Venecia parece surrealista en cuanto uno abandona la costa de San Giuliano, a través del Puente de la Libertad y recorre el largo trecho sobre la Laguna Véneta que los separa.

Indudablemente es una ciudad que impacta ni bien uno pone pie en ella. Enmarcado por interminables canales con sus lanchas y vaporettos, que llevan a diario —y sin descanso— a miles de turistas que van de un lado al otro. Es una ciudad donde instantáneamente se hacen carne el sinfín de imágenes que uno ha visto de ella: desde viejos filmes como “El Casanova” de Fellini a películas de James Bond como “Casino Royale”.

Saliendo de la terminal de tren se encuentra Piazzale Roma desde donde sale el vaporetto (aboné 7 EUR por un billete de 60 minutos), transporte colectivo por excelencia, que me llevará a mi primer parada: La Basílica de San Marcos.

Apenas bajo del vaporetto la escena se asemeja más a un festival de música que a un puerto romántico. Un millar de turistas se mueven como cardúmenes de peces por la rambla asoleada, al tiempo que vendedores ambulantes ofrecen sus recuerdos y artesanías con insistencia y a viva voz. Solo dos cuadras me separan de la Piazza San Marco pero con tanta gente, parecen eternas. Accedo por un pasaje junto al Palacio Ducale que desemboca justo en la puerta de la basílica, que parece flotar en medio de la plaza homónima, la cual se encuentra en el punto más bajo de la ciudad.

ricardo-gomez-angel-564015-unsplash
Photo: Ricardo Gomez Angel

La Piazza está rodeada por edificios con galerías inmensas, donde pueden encontrarse algunos cafés, gellaterias y uno que otro negocio de artículos de lujo de diseñadores reconocidos. A la derecha de la basílica se encuentra la “Torre dell´Orologio”, una torre construida en 1499 que contiene el reloj más importante de Venecia. En él existe una representación de un León de San Marcos contra un fondo nocturno, mientras que dos figuras en bronce oscurecido, conocidos como los «Moros», están en pie en lo alto. Aún funciona y puede verse a las figuras moviéndose para tocar la campana cada hora.

A su derecha se encuentra una calle llamada “Mercería dell´Orologio”, a la que cariñosamente denominé como “la boca de entrada al laberinto” y a la cual tomé de referencia como inicio y punto de regreso para mis incursiones.

Es  sumamente importante programarse el recorrido antes de iniciar la travesía por esos pasillos, créanme que no es fácil ubicarse y tomar referencias visuales con la cantidad de gente circulando, ya que uno tiende a evitar chocarse con alguien más que inspeccionar los negocios que se encuentran alrededor. Dar vueltas en círculo es muy común, ya que los carteles de los distintos sitios de interés no están claramente señalizados.

marco-secchi-592865-unsplash
Photo: Marco Secchi

Pueden optar por guiarse con un mapa impreso pero les aseguro que es un error: he visto cientos de turistas pasarse entre cinco y diez minutos tratando de ubicar donde se encuentran y adonde quieren llegar. Es imprescindible contar con un Smartphone con GPS y; en caso que no posean línea telefónica ni 3G en Italia, deben utilizar una aplicación que les permita ubicarse offline. Hay apps donde puedes descargar el mapa de cualquier lugar del mundo y no depender de tener red wifi para visualizar tu ubicación. En mi caso descargué una app llamada “MAPS.ME”, donde me bajé el mapa de Venecia y añadí puntos de referencia como el hotel donde me alojo, los sitios que quiero visitar, locales gastronómicos y, por supuesto “la boca de entrada al laberinto”, donde por cierto, hay una fantástica gellateria.

A solo dos cuadras se encuentra mi alojamiento. Voy a registrarme y a dejar mis cosas para poder salir a almorzar, no sin antes dejarles algunos sitios donde buscar info importante para su llegada:

TIPS ÚTILES 🖋

Horarios y Tarifas del Vaporetto

📝 http://www.venecia.es/moverse-en-ciudad/el-vaporetto-.htm

MAPS.ME

      Para Iphone:

📝 https://itunes.apple.com/app/id510623322

      Para Android

📝 https://play.google.com/store/apps/details?id=com.mapswithme.maps.pro


TommyEnviaje
TOMMY TOW  (Buenos Aires, Argentina) Es músico, fotógrafo y redactor. Como redactor realizó una columna mensual en Baires Digital donde escribíó sobre discos, bandas, curiosidades musicales y anécdotas del rock. También en el blog “enviajeargentina” con crónicas de viajes y tips actualizados para viajeros de todo el mundo. También como fotógrafo freelance de Street Art desde 1995, en Argentina, Alemania, Italia y Francia. Como músico realizó piezas incidentales para films, Separadores de radio, música para sitios web, videos promocionales de deportes e institucionales, actividad que realiza en la actualidad. Obtuvo el segundo puesto en el Quickflick World Festival, por su cortometraje «Laberinto» filmado en Berlín en 2008. Le gusta viajar, comer y conocer nuevos lugares. Su lugares en el mundo son los panqueques de Carlitos, los Cenotes de Tulum, las calles de Berlín y la pizza de dorapa en Güerrín.

 

 

2 Replies to “#Crónica | La Bocca del Labirinto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s