#Crónica | De Libros y Minotauros

#Viajes

 

 

Es hora de enfrentar el laberinto. Comienzo mi recorrido por la calle Spadaria hasta encontrarme a pocas cuadras con la Chiesa di San Giuliano, una de las tantas iglesias atrapadas en medio de estos corredores y pasillos. De estilo renacentista fundada en 832 d.c.; restaurada en 1050 d.c. luego de un incendio, es una pequeña iglesia con hermosos techos y paredes decorados con terciopelo que data del siglo XVI. Allí descansan los restos de Tommaso Rangone de Ravenna, médico y erudito quien fuera el aportante de su rescate del abandono en 1533. Sobre el arco de la puerta hay  una estatua de bronce de Tomasso Rangone sosteniendo una rama de guayaco y una raíz de zarzaparrilla, ambos ingredientes de su cura contra la sífilis; cura con la cual amasó su inmensa fortuna.  Abre todos los días de 9 a 19 hs y la entrada es gratuita.

Rodeando la iglesia se encuentra la calle Campo de la Guerra. Camino por allí cruzando un puente, que me deja ver por primera vez a las famosas góndolas decoradas en negros y dorados. Munido del GPS logro sortear los pasillos inundados de negocios y mares de turistas con sus “selfiesticks” hasta llegar a mi primer destino elegido: la librería “Alta Acqua”. Llegando casi al final de la calle Lunga Santa Maria Formosa me reciben tres gatos que parecen custodiar la entrada. Alrededor pueden verse a artesanos trabajando máscaras para el carnaval en los ventanales de sus locales.

bookstore2

El lugar se asemeja más a un mercado de pulgas que a una librería. Puedo ver una góndola antigua de madera en medio del salón repleta de libros en su interior, castillos de libros apilados, una bañera antigua que alberga cientos de ejemplares de historietas infantiles y decoraciones por todo el lugar. El local tiene pasillos de libros, habitaciones con bibliotecas hasta el techo y un patio lateral donde hay miles de ejemplares herrumbrados a la intemperie. Al fondo del local hay un patio donde me encuentro con una escalera y un “camino de ronda” al estilo de un castillo medieval hecho completamente de libros antiguos apilados y atados de a decenas, como bloques de piedra carcomidos por la humedad y el tiempo. Decididamente el lugar es obra de un amante de los libros, que logra crear una atmósfera especial y brinda una experiencia fascinante a quien lo visite. Se ubica en calle Longa S. Maria Formosa 5176/b. Abre todos los días de 9 a 20hs.

bookstorevenecia

Como mencioné antes, el GPS es de suma utilidad para guiarse pero han de saber que no es infalible. Algunas veces la altura de los edificios en calles tan estrechas impide que funcione al cien por cien. También hay que estar atento a que existen infinidad de pasillos que terminan en un canal sin puente por donde cruzar, aunque se pueden utilizar como zona de descanso ante las multitudes que circulan por este laberinto. Gran parte de Venecia trata de pasear sin estar tan pendiente de hacia donde uno va, pero es sumamente recomendable ubicarse de tanto en tanto ya que los puentes que unen el tramado que compone la ciudad no abundan y es común desandar camino para encontrar por donde cruzar.

Sigo camino hacia la Basílica di Santi Giovanni e Paolo. Con su estilo gótico italiano es una de las iglesias más grandes de Italia. Hecha enteramente en ladrillo posee el estatus de basílica menor, con interiores majestuosos en mármol y madera. Alberga monumentos funerarios de personajes ilustres como los pintores Giovanni Bellini y Palma il Giovane, así como también la de 25 dogos o dux, magistrados supremos y máximos dirigentes de las repúblicas marítimas de Venecia y Génova. Su reliquia principal es uno de los pies de Santa Catalina de Siena.

Se la puede visitar todos los días de 07.30 a 18.30 horas. La entrada general cuesta 3,50 € y 1,50 € para estudiantes. Todos los jueves por la tarde hay visita guiada gratuita: a las 16.30 en italiano y a las 17.30 en inglés.

 

Mi siguiente objetivo es llegar al Puente de Rialto. En mi camino paso por la casa donde nació Marco Polo. No es una atracción turística que llame la atención, ya que no hay mucho que ver, más que una placa conmemorativa, pero para mí es una cuestión más representativa, como en la librería Alta Acqua: no puedo más que pensar en ese recién nacido descubriendo el mundo a través de esa ventana —maravillado— sin saber la historia que escribiría a lo largo de su vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tramo entre la casa de Marco Polo y la iglesia de San Giovanni Crisóstomo se sintió como un auténtico laberinto, con el minotauro bufando y asomando sus cuernos por esquinas ciegas. Existen a lo largo de la Calle del Milion varios pasillos que conducen a lugares “secretos” y túneles que terminan en pórticos de casas o en viviendas derruidas por el agua y apuntaladas, que muestran sus entrañas de ladrillo y madera. Continúo mi marcha por la Salizada San Giovanni Crisostomo en dirección norte e intuyo que me acerco a destino al ver la muchedumbre apiñada.

damiano-baschiera-633093-unsplash

Llego al Rialto, es hora de almorzar, de reponer energías y de descansar un poco del desfile militar que supone caminar por arterias llenas de gente que viene y que va. Me dirijo hasta un pequeño lugar solo a unas cuadras cruzando el Ponte di Rialto. Me han dicho que vale la pena tanto como para desandar camino y volver al Rialto, a apreciar su belleza. Llego a All´Arco, un pequeño lugar en la calle Sestiere San Polo 436, famosos por su Spritz Aperol y sus bocados culinarios. “Cameriere! Una Spritz , per favore!’’

 

Parte 1: #Crónica | Laberintos de Venecia


TommyEnviaje

TOMMY TOW  (Buenos Aires, Argentina) Es músico, fotógrafo y redactor. Como redactor realizó una columna mensual en Baires Digital donde escribíó sobre discos, bandas, curiosidades musicales y anécdotas del rock. También en el blog “enviajeargentina” con crónicas de viajes y tips actualizados para viajeros de todo el mundo. También como fotógrafo freelance de Street Art desde 1995, en Argentina, Alemania, Italia y Francia. Como músico realizó piezas incidentales para films, Separadores de radio, música para sitios web, videos promocionales de deportes e institucionales, actividad que realiza en la actualidad. Obtuvo el segundo puesto en el Quickflick World Festival, por su cortometraje «Laberinto» filmado en Berlín en 2008. Le gusta viajar, comer y conocer nuevos lugares. Su lugares en el mundo son los panqueques de Carlitos, los Cenotes de Tulum, las calles de Berlín y la pizza de dorapa en Güerrín.

One Reply to “#Crónica | De Libros y Minotauros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s